comer en tu boda

Comer en tu boda

Entre el stress, los nervios y el estar viniendo de aquí para allá comer en tu boda se hace imposible, pero es importante que no te mueras de hambre ya que todo esto supone un gasto de energía que, si no estás alimentado, probablemente no te sientas con energía para ponerle el pecho al festejo. Además, esto puede ocasionar que tengas alguna descompensación; y ni mencionemos lo que te puede ocurrir si tomas alcohol con el estomago vacio.

Algunos pequeños trucos pueden ayudarte para que puedas cargar un poco de combustible en medio de tanta revolución. Por ejemplo, ir picoteando durante el día mientras haces todos los últimos arreglos es una opción válida. También, aprovecha para picotear en la fiesta, en los aperitivos, durante el banquete y por supuesto cuando vengan los postres. Incuso si no sientes hambre, trata de comer livianito, ya que tampoco se puede forzar al estomago cuando éste está cerrado. Toma mucha agua y si no vas a comer nada de nada, evita el alcohol, pero como mencionamos, es fundamental que no tengas el estomago vacío.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *