logo fiestas de bodas  
 
 
 

Vestidos de bodas

Inicio

 
 

Velos de novia, una moda que se extiende hasta el día de hoy

Clásico o moderno, el velo de novia es un accesorio indispensable para complementar el atuendo de la misma. A pesar de que en estos últimos años estuvo fuera de moda, la moda actual lo impone insistente sobre las pasarelas de los grandes diseñadores de la moda nupcial. Antiguamente lucir el velo caminando hacia el altar, representaba la virginidad de la novia, pero en la actualida el velo de novia resurge con una nueva fuerza, y con la misión de ser el representante de las tendencias de la moda.

De todas formas, todo dependerá de la elección del modelo del vestido, que debe adaptarse perfectamente a la personalidad de la novia, como así también a modo en que decida llevarlo. El diseño de velo de novia clásico y ligero suele ser sin bordados y generalmente 20 centímetros más largo que la cola del vestido. Mientras que el diseño que es un poco más moderno es muy fluido y debe ser apoyado en la cabeza. No obstante la nueva tendencia es decidirse por un velo de novia que se transforma en estola, una vez finalizada la ceremonia de boda religiosa. velos-novia-velo

El velo de novia puede convertirse también en una tradición, que se transmite de madre a hija como una especie de herencia que se considera  preciosa. Muchos se preguntan cuál es la tela adecuada para que sea fabricado el velo de novia, a lo que responderemos que solución ideal es el tul de seda, ya que este tipo de tela se caracteriza por poseer una caída perfecta además de no otorgar un volumen exagerado; la seda tiene una transparencia inigualable y gracias a eso permite ser adaptado a un estilo con puntillas, cristales o rasos. La orgaza también se utiliza para hacer tul, pero no se la recomendamos debido a que la trama de esta tela es muy pesada y un bastante opaca. Algo parecido sucede con el encaje, al no poseer cuerpo, el encaje corre el riesgo de adherirse al forro, y no logrando el efecto deseado.

Modelos de velos de novia

Velos de novia Cortos: es el más tradicional, cubre el rostro de la novia cuando ésta ingresa a la iglesia y también durante la ceremonia. En el momento del beso, la tradición dice que el novio debe levantar el velo para besarla. Una vez terminada la ceremonia, el velo se coloca  hacia atrás en una forma para cubrir el pelo.

El velo de novia a la Cintura: comienza con un prendedor sobre la cabeza que casi siempre se encuentra oculto por detrás del tocado para bajar por toda la espalda hasta llegar a la cintura. Según la línea el vestido, los velos de novia a la cintura puede variar.

Velos de novia tipo Capa: cubre desde la cabeza, suele abrirse a los lados del rostro y luego se cierra un poco por debajo de la cintura. En el medio de la cabeza se encuentra ligeramente tirado hacia atrás pero no demasiado ya que después se correría el riesgo de algún roce la nariz.

velos-novia-noviaVelos de novia Largos: este tipo de velo suele tener el mismo largo que el vestido de novia, incluso cubre la caída del mismo. Si el peinado elegido por la novia es un rodete debajo de la nuca, es importante que el velo de novia de fije debajo del mismo. Actualmente el velo es confeccionado con tul o nylon muy suave y suele ir acompañado por una corona, así sea de flores naturales o las tradicionales Tiaras, lo que realza de manera llamativa, la belleza y frescura de las novias.

En resumen, los velos de novias pueden usarse a la altura de la cintura, de los hombros o caer hasta el largo de la cola del vestido. Un velo de novia debe ser muy personalizado, preferentemente hecho de suaves transparencias que cubran en una manera delicada el peinado de la novia o bien, oculten levemente el rostro de la misma. Los velos de novia son exclusivamente utilizados en las ceremonias religiosas y muchas novias se acercan al altar cubiertas por él con el fin de provocar una sensación de romanticismo.

Es primordial tener en cuenta que el velo debe ser retirado del rostro una vez que el sacerdote haya declarado la unión en matrimonio de la pareja. El velo suele estar enganchado en el pelo de la novia con una peineta ó Tiara por lo que es importante que el mismo no sea muy pesado. Es conveniente practicar varias veces cómo va a ser retirado de la cara sin dañar el peinado durante los ensayos de la boda. Si el vestido es un modelo sencillo puede usarse otro tipo de tela, ya que de esta manera se logra causar un mayor efecto; tal como la cola del vestido, el velo de novia no es un elemento obligatorio, el mismo puede ser reemplazado por algún adorno de flores en combinación con el ramo.

 
 
   
www.fiestasdeboda.com ~ Prohibida su resproducción total o parcial sin consentimiento escrito ~ contactenos