logo fiestas de bodas  

 
 

Bodas de famosos

Inicio

 
 

Máxima Zorreguieta y el Príncipe Guillermo de Holanda

En esta oportunidad y seguida de una serie de artículos referidos a las bodas de famosos y bodas de la realeza, le daremos el espacio a la boda entre Máxima Zorreguieta y el príncipe Guillermo de Holanda, que por cierto fue en Ámsterdam el 2 de febrero del año 2002. Aquí conoceremos cómo se conocieron, y cómo hasta nuestros días conservan esa unión, felices, por siempre. Sin lugar a dudas, esta boda fue una de las más importantes del siglo XXI, en la que hay de todo para comentar, como por ejemplo quién fue el diseñador de su vestido, cómo era éste, qué tipo de joyas lució en el día más importante de su vida.

maxima zorreguieta y el principe guillermo de holanda en su bodaSe conocieron en Sevilla en España, en donde Máxima fue a visitar a unos amigos que por casualidad, eran también amigos del príncipe. Para ese entonces Máxima, (Argentina), vivía en Nueva York, porque trabajaba como economista para un banco de una firma muy importante. Se conocieron y se enamoraron así de simple ocurrió, y ni las diferencias sociales, ni las diferencias del idioma impidieron que estos se pusieran de novios pocos meses después, ya que Máxima Zorreguieta y el príncipe Guillermo de Holanda, dieron comienzo a una relación amorosa poco tiempo después de haberse conocido.

La complicación era que como Máxima era hija de un militar que había pertenecido a las juntas de Gobierno de la Argentina, en la dictadura, Holanda que es un país de una intachable tradición democrática, no soportaba la idea de que una futura Reina fuera hija de un dictador, pero para ello, el Parlamento pidió informes a las organizaciones de los derechos humanos de Argentina y al comprobarse que esta estaba libre de culpas, dieron el sí a tal enlace, pero con la condición que el padre no podría pisar el suelo Holandés. Máxima, tomó cursos acelerados de la lengua y los buenos modales que ella ya tenía ayudados por una discreción inquebrantable, ya que se educó en los mejores colegios de la República Argentina, permitió que ingresara a la sociedad holandesa sin obstáculos, convirtiéndose en un ícono de belleza, la que inspiró perfumes, y flores con su nombre.

La historia de amor

Máxima Zorreguieta y el príncipe Guillermo de Holanda, se comprometieron en el año 2001, ella, entonces se convierte en ciudadana Holandesa y el 3 de julio el parlamento Holandés aprobó el matrimonio entre ella y el príncipe. La ceremonia civil tuvo lugar en Beus Van Berlage, el 2 de febrero de 2002, en una ceremonia civil, que fue llevada a cabo por el alcalde de Ámsterdam. La boda entre Máxima Zorreguieta y el príncipe Guillermo de Holanda, tuvo lugar en Ámsterdam, como lo adelantáramos en los párrafos de más arriba. Y el reverendo Carel Ter Linden, ofició la ceremonia religiosa protestante en Nieuwe Kerk, junto a un sacerdote argentino, Rafael Brawn, (amigo de la familia). Ya a partir de ese momento, Máxima se convertía en la Princesa de los Países Bajos. Una multitud de gente que se agolpó en el antiguo edificio de la Bolsa, acompañó el cortejo por todas las calles de Holanda, hasta que la pareja, entrara en la Iglesia del Palacio Real. La iglesia de Nieuwe Kerk, data de más de seiscientos años, pero en ese día lucía espléndida.

maxima zorreguieta y el principe guillermo de holanda en la ceremoniaLos padres de Máxima tuvieron que seguir la boda, desde Bruselas, quienes se emocionaron al verla feliz. Máxima eligió para su boda, un vestido costosísimo diseñado por Valentino, (modisto Italiano), era este muy sobrio, y elegante, seda blanca, cuello bote o barco, similar al de Jaqueline Lee Bouvier, mangas largas, bordadas a mano. Fueron necesarios varios ensayos más de tres para dar con el modelo terminado. Cuando en los campanarios sonaban desde el amanecer, los flamantes novios recorrieron, por más de media hora, la ciudad de Ámsterdam, en un carruaje de oro, el mismo que desde hace más de cien años, transporta a las princesas, príncipes y los reyes.

El pueblo salió a festejar por las calles, y se vistieron para la ocasión todo con detalles de color naranja que es el color que los caracteriza, bufandas, sombreros, coronas, y bebieron hasta el otro día, en honor a los príncipes que se habían casado para ser felices por siempre, así tal cual como en los cuentos más deliciosos de hadas. Gran parte del público, esperó el beso que el príncipe Guillermo le diera a su amada en el balcón del Palacio Real, para mostrarse ante sus súbditos. Para el banquete se había elegido el vino Malvec, de cosecha argentina, que da la casualidad es de capitales holandeses. Lo cierto es que Máxima Zorreguieta y el príncipe Guillermo de Holanda, se casaron y formaron una lindísima familia en la que hasta hoy son muy felices educando a sus hijas, que por cierto son tres Catarina, de nueve años, Alexia de siete, y Ariana la más pequeña de todas de tan solo, cinco años de edad, que son las princesas de los Países Bajos.

 
 
   
www.fiestasdeboda.com ~ Prohibida su resproducción total o parcial sin consentimiento escrito ~ contactenos