logo fiestas de bodas  

 
 

Bodas de famosos

Inicio

 
 

Letizia Ortiz y el Príncipe Felipe de Asturias

En este artículo también hablaremos de una boda de las más importantes de los últimos tiempos. El pedido de mano en forma oficial, fue ante la prensa, en donde Letizia Ortiz y el príncipe de Asturias, tomados de la mano, y entre risas y miradas cómplices, respondieron por más de diez minutos, a las preguntas que les hacían los periodistas, que eran más de 350 de diferentes países, en el Palacio de El Pardo.

letizia ortiz principe y el felipe de asturias muy elegantesLa boda real de Letizia Ortiz, y el príncipe Felipe de Asturias, fue una boda con todas las letras, porque hubo más de 1700 invitados, 350 periodistas, que cubrieron el evento, que fue televisado para todo el mundo. Se realizó el 22 de mayo del año 2004, en la Catedral de Santa María la Real de la Almudena de Madrid, que fue decorada para ese momento. A esta boda asistieron, los representantes de las casa reales de la Europa Antigua, jefes de estado, amigos y familiares. La ceremonia religiosa fue realmente inolvidable, y después de ella los novios se dirigieron al palacio Real, para saludar desde el Balcón a la concurrencia que esperaban el beso, para el cual el príncipe y la princesa rozaron apenas sus labios, hecho que bastó para que esa fotografía recorriera en mundo en segundos.

La recepción, fue llevada a cabo en el palacio Real, y en los siguientes párrafos les explicaremos el menú, la vajilla, y los detalles de la tarta de boda. Entre los aperitivos se encontraban los vinos de cosechas españolas, hubo jamón de Jabugo, quesos tarteletas y canapés, mousse de pescado, espárragos, croquetas de verduras, y lenguado. El plato principal eran unas tarteletas de pescados sobre un fondo de verduras, los vinos blanco, tinto imperiales, de gran reserva procedentes de Cataluña, y con respecto a la torta de boda, esta fue encargada al pastelero de alicante; Don Francisco Torreblanca, que es considerado el mejor pastelero de toda España, y uno de los pasteleros más importantes del mundo entero. Así que para la boda de Letizia Ortiz y el príncipe Felipe de Asturias, el pastelero confeccionó una torta que pesaba unos ciento cincuenta kilos. Tenía frutos rojos. Este pastelero, no solamente hizo la torta de boda, sino que además fue el que preparó las más de doscientas tortas para los casi mil ochocientos invitados, para la mesa dulce. Es importante contar que la mantelería, era de hilo crudo, y la vajilla de color blanco con una cenefa de color dorada.

Datos sobre la gran ceremonia

En la boda trabajaron más de quinientos camareros, vestidos de gala para la ocasión. Las mesas eran redondas, y se utilizó la cristalería fina, en la que se servían los aperitivos, vinos del país, y tapas españolas. Las mesas eran para siete u ocho personas, las que se adornaron con arreglos pequeños con flores y figuras. Las piezas de porcelana eran encargadas por la casa Real a una importante firma de piezas de porcelana que son utilizadas en las bodas reales. El café y la sidra no falto, en esta celebración, como así tampoco el Champagne.

Después de esta celebración los novios Letizia Ortiz, y el príncipe Felipe de Asturias, partieron a su luna de miel que duró dos meses, en es tiempo recorrieron toda España, y luego continuaron hacia otros destinos paradisíacos.

letizia ortiz y el principe felipe de asturias juntosNo podemos dejar de mencionar el traje de la novia, que fue una tarea encargada al diseñador Manuel Pertegaz, un diseñador de más de 80 años que vistió a la alta sociedad española, y que fuera el diseñador de la reina Sofía, durante muchos años. El vestido era de un blanco marfil, con una línea princesa el escote en pico con cuello corola, el que estaba bordado con hilos de plata y oro, detalle que se repetía en la espalda y en las manoplas, la cola tenía unos cinco metros de largo, y estaba bordada con motivos heráldicos. El manto nupcial de tul de seda tenía unos tres metros de largo los bordados en la flor de Liz y en las espigas. La tela del vestido, era en faya de seda natural tramada, en una aparente sencillez, pero que tenía mucho trabajo. Llevaba además unos aros de platino, con diamantes, que eran regalos de los Reyes. La novia llevaba un pañuelo que estaba realizado en organza de algodón, con un bordado de flores de Liz. Letizia, llevaba una diadema de platino con brillantes, que pertenecía a la reina, a la que uso en otras ocasiones de reuniones familiares, como así también en varias ceremonias oficiales. El ramo de flores que luciera Letizia, era en forma de cascada, y estaba formado por lirios, rosas, y flores de mayo, azahares, además una flor del manzano, símbolo de la fecundidad. Un abanico que formaba parte del conjunto, procedía del siglo XIX, éste perteneció a la infanta Isabel.

 
 
   
www.fiestasdeboda.com ~ Prohibida su resproducción total o parcial sin consentimiento escrito ~ contactenos