logo fiestas de bodas  

 
 

Bodas de famosos

Inicio

 
 

Lady Diana Spencer y el Príncipe Carlos de Gales

Si hablamos de bodas reales, la de Lady Diana Spencer y el príncipe Carlos de Gales, fue una de las más importantes del siglo pasado, y la más recordada por cierto, he aquí en este artículo que la recordaremos haciendo mención de los más relevante, de las curiosidades, y desde luego de los números.

lady diana spencer y el principe carlos de gales en un carruajeDespués de seis meses de noviazgo, entre Diana Spencer y el príncipe Carlos, él le propone matrimonio a la joven que para ese entonces tenía solo 20 años, y el príncipe 32, esto se dio en febrero del año 1981, en una cena en el palacio de Backingham. La respuesta se daría después de regresar Diana de unas vacaciones. Se casaron el 29 de julio del mismo año, en la Catedral de Saint Paul, en donde el Arzobispo de Canterbury entre otros veinticinco clérigos, celebraron el servicio habitual de la Iglesia anglicana.

Diana, que para entonces solo tenía 20 años, eligió para el día de su boda un vestido nupcial, de estilo romántico, en color marfil: tenía enromes mangas largas de forma farol, una falda abullonada, y un escote con volados, vestido al que le encomendó a los diseñadores Elizabeth y David Emanuel, este vestido estaba bordado a mano, con más de diez mil lentejuelas y perlas, era de tafetán de seda pura. Es un vestido que a lo largo del tiempo y a partir de allí, fue imitado por muchas novias, hasta fuera el reino. Llevaba en su cabeza, una antigua diadema decorada con flores, que pertenecía a la familia Spencer. Esta tiara, posee tulipanes y flores de oro y brillantes decorada con diamantes, al que Diana lució, en el día tal vez más importante de su vida. Pero esa no fue la única vez que la uso, sino que luego en varias otras celebraciones importantes se la vio con esa tiara que había pertenecido a su abuela la vizcondesa de Althorp.

En la boda Lady Diana Spencer, y el príncipe Carlos de Gales, lucían en verdad principescos; él para el atuendo nupcial, se puso el uniforme de la marina Real, que junto a los invitados que lucieron las mejores galas. Entre los que se encontraban soberanos reinantes de Europa. Como es de pensar Diana, fue hacia el altar en donde la esperaba gallardo el príncipe Carlos de Gales, acompañada de su padre, cinco damas de honor, y solo dos pajes. El llevaba dos padrinos, (sus hermanos), el príncipe Andrés, de 21 años, y el príncipe Eduardo de 17.

Luego de la ceremonia

Después de la ceremonia religiosa, fueron en un carruaje tirado por dos caballos, al palacio de Buckingham, para la celebración en un pequeño banquete solo para ciento veinte invitados, pero antes de comenzar con la celebración, salen al balcón y ante la multitud se besan para lo que todo el mundo que estaba presenciando sacara esa fotografía que recorriera el mundo en solo instantes. En el salón del palacio, y como es de pensar, todos bailaron, y comieron la torta que fue confeccionada por la escuela de cocina de la Marina Real, que por otra parte, merece un capítulo especial en la historia, ya que ella tenía cinco pisos, y tenía un metro y medio de altura, para lo cual pesaba unos cien kilos. Estaba rellena con mazapán, helado, guindas, azúcar marrón, almendras especias, naranja, brandi y ron, todo estuvo en maceración desde un mes antes de la boda. Estaba ornamentada en el último piso con flores en cascadas de orquídeas, fucsias y lilas de campo, que según la tradición son el símbolo del amor incondicional.

imagen de lady diana spencer y el principe carlos de galesLa novia, Diana Spencer, fue para la historia de las bodas reales, una de las más bellas y radianes. El pueblo que por entonces se agolpó en la Catedral, eran unos cuatro mil y ellos fueron los testigos, además de los setecientos cincuenta mil espectadores de todo el mundo que pudieron ver la boda por la televisión, que lo emitía en vivo y en directo. Los medios masivos de radio y TV, permitieron que esa cifra se multiplicara en más de mil millones de oyentes y telespectadores que estuvieron presentes en ese día tan especial para Lady Diana Spencer y el príncipe Carlos de Gales. Para el evento, se necesitaron más de dos mil oficiales militares que controlaban el entusiasmo del agente frente a la plaza del palacio de Buckingham. Una de las cosas más curiosas y que por cierto pertenece a los cuentos de hadas, es que Lady Diana Spencer, llegó a la Catedral, acompañada e su padre, en una carroza de cristal, realizada en el año 1910 que fue comprada por el rey Jorge V , que la usó para su coronación. En este caso ella estaba acompañada por cinco policías militares montados a caballo. El recuerdo de Diana de Gales, sigue vivo en su pueblo, a la que amaron y respetaron, hasta e día de su trágica muerte, el 31 de agosto de 1997.

 
 
   
www.fiestasdeboda.com ~ Prohibida su resproducción total o parcial sin consentimiento escrito ~ contactenos